Wellness

Life Update

La pandemia le ha cambiado la vida a muchos y les cuento que no soy la excepción. Necesitaba desahorgarme un chin así que aquí voy. En el verano del 2016, escribí un blog post sobre la emoción de mudarme a la ciudad – aquí. Han sido cuatro años de tanto crecimiento emocional y profesional que no puedo estar más agradecida de la vida y de mi 22-year-old self por lanzarse tras sus metas y llegar con todas las ganas de comerse el mundo sin importar los sacrificios que hubiera que hacer.

El jueves pasado, viajé a NYC luego de tres meses en Puerto Rico, donde me agarró la cuarentena. Llevo MIA de Instagram desde entonces trabajando remoto, empacando, recogiendo, tomando foto a todas mis cosas y subiéndolas a cada website random desde LetGo hasta Facebook Marketplace que sorprendentemente fue donde vendí mi querido Green Velvet Sofa. Por cierto, si estás buscando alguno, este estilo mid-century además de verse chic, es ultra cómodo y perfecto para darle personalidad a una mini sala NY size. También estoy haciendo consultoría digital on the side asi que sigo en cuarentena pero en Nueva York.

Hoy le digo adiós al apa que llamé casa por tres años. No se crean, ya superé la etapa de negación y todo esto me ha enseñado a vivir un día a la vez. De ese aprendizaje y después de varios meses, me di cuenta que viajar a Puerto Rico en marzo fue un blessing in disguise y que Dios tiene mejores planes que los míos.

Por el momento regresar a Puerto Rico es una movida a corto plazo hasta que reabran la oficina en Nueva York. Es increíble como ya no podemos hacer planes y solo queda vivir el día a día. En estos meses de reflección, aprendí que al final no importa por lo que estés pasando en estos momentos, si hay salud, lo demás pasa a un segundo plano.

Hay que verle lo positivo a la cosas y ser feliz así que me pueden encontrar en mi querida isla disfrutando a mis padres, abuelas, primos, y familia. Mientras tanto, vuelvo a casa. Hoy me lleno de alegría y las mejores energías para aceptar todo lo que venga.

Dejo un pedazo de mi en Brooklyn que claramente fue lo mas difícil. Llevamos 7 años y medio juntos donde la mayoría del tiempo ha sido a distancia y en julio del año pasado estabamos felices celebrando el short distance. Hoy se intercambian los papeles y a mi me toca regresar.Espero que como siempre, la distancia fortalezca nuestra relación. L, si estas leyendo esto recuerda que:

Hasta prontito y que viva #ElCaribeEnNuevaYork
xx
Paola

No Comments

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.